ANTES Y DESPUÉS: CÓMO HACER UN GIMNASIO VINTAGE

abril 25, 2017

Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso


Me encanta hacer post de antes y después,  hoy veremos cómo hice mi pequeño gimnasio vintage
situado en el piso de arriba, necesitaba un lugar donde poder hacer mi rutina diaria. Por fin desde hace un
mes y medio he comenzado a hacer ejercicio en serio, es lo primero que hago nada más levantarme, no
llevó mucho tiempo pero mi cuerpo y mi mente, ya lo empieza a notar, lo echaba de menos un montón.

Y para poder hacer ejercicio de manera cómoda necesitaba un ambiente con el que me sintiera motivada,
esta estancia no tiene nada que ver con el resto de la casa, es un giro total, lo vintage se ha apoderado
de ella...poco a poco lo iréis descubriendo.


Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
    *  Habitación vacía
 
 Esta estancia está justo frente a la biblioteca, la teníamos vacía y a la espera de una buena idea. Cuando
 ya me planteé en serio hacer ejercicio (que fue uno de los propósitos de año nuevo, ya sé que he empezado
 tarde pero por lo menos he empezado) enseguida me vino esta habitación a la cabeza, no necesitaba mucho
 espacio, ni muchos accesorios, solo quería un lugar cómodo y bonito donde tener colocadas las
 mancuernas, gomas y demás enseres de gym, además tiene una preciosa terraza que creo que utilizaré
 en pleno verano, cuando haga mucho calor.


Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
    * Después - gimnasio vintage

 Para darle ese aire de años setenta, nada mejor que utilizar muebles que antes se tiraban a la basura, lo
 bueno es que ahora aun se pueden encontrar a precios estupendos en tiendas de segunda mano.
 Para tener todo ordenado yo he usado:
- Mesa para la televisión con ruedas.
- Mesa con dos cajones.
- Varios taburetes y sillas todas ellas vintage.

 Solo una de las piezas ha quedado como era, la mesa con dos cajones, no necesitaba absolutamente
 nada, tal cual es preciosa, solo una pequeña puesta a punto: una limpieza y ponerla a salvo de carcoma (en
 el interior del armazón y los cajones),  más tarde tape todos los agujeros con masilla para madera.
Sobre dicha mesita, he colocado una sencilla estantería donde varios tipos de tablas de ejercicios están a la
 vista para poderlos hacer cómodamente; acompaña al rincón una cortina también vintage original de
 macramé, una verdadera joya digna de ser expuesta.


Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
     * Antes
 
Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
     *  Después

 Lo que necesitaba principalmente era una mesa con una altura adecuada, yo sigo las rutinas de Fausto
 Murillo en YouTube y luego las compagino con diferentes tipos de ejercicios, de modo que todo empezó
 con la búsqueda de esa mesa para poder tener el portátil.
 Como os imaginareis antes, era la típica mesa de formica de años 70 marrón y con las patas negras llenas
 de oxido, quería darle un toque naif al espacio, de manera que el rosa y el blanco me parecieron unas
 muy buenas opciones.
 Me vino genial esta mesa, que además incluye esa balda de hierro ideal para colocar accesorios de
 gimnasio, las sillas me ayudan a tener a mano diferentes elementos.

 
Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
   *  Antes
 
Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
    * Después

 Precisaba de un buen colgador, para la toalla y las prendas que me van sobrando según avanza la rutina,
 este antiguo perchero sombrero va perfecto para esta función, seguro que poco a poco la parte de arriba
se ira llenando de diferentes plantas; dan un frescor especial en cualquier lugar donde las pongamos.
 En esta imagen podéis ver otra estantería que en la otra casa estaba en el baño, ahora mantiene en orden
 gomas y los push ups bars (soportes para hacer flexiones).
 La lámpara de madera articulada que diseñamos, al tener el esqueleto en rosa, la rapté del despacho
 para colocarla en el gimnasio, me gusta mucho como queda junto al estante de madera natural y un cuadro
 vintage con una geisha.


Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
    * Antes

Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.
    * Después

 Mucha luz y espacio suficiente para moverme, es lo que me apetecía para mi gimnasio y esta habitación
 posee ambas cualidades. No podían faltar pequeños detalles como las plantas, las necesito para darle un
 poco de vida; no quería que solo fuera un lugar para hacer ejercicio, precisaba crear un espacio donde
 me apasione hacer ejercicio.
Jugando con tonalidades rosas, azules y verdes, el gimnasio tiene ese aire vintage y fresco, con un toque
 de color y dinamismo, ideal para pasar unas ratos estupendos poniéndome en forma.


Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.


 La balda de madera natural la he llenado nuevas plantas y loros de madera vintage, dando un toque
 tropical, al vintage un tanto sweet que rodea a todo el gimnasio.
 Una nueva adquisición y que también me ha venido de perlas, es el letrero luminoso, típico en los pisos
 de años 60,70 y 80.
 La mezcla un tanto kistch de los tonos chicle, los loros y las plantas, puede parecer un tanto loco, pero
 cuando lo colocaba era como un puzzle que encajaba perfectamente.

 Un gimnasio de andar por casa. ¿Qué necesitas?
 
Para tener tu propio gimnasio en casa, no hace falta poseer un montón de grandes maquinas,
 ni bicicletas estáticas ... (que también esta muy bien , todo depende del tipo de ejercicio que se haga).
 Yo tengo esto en mi gimnasio, de andar por casa:

- Gomas de diferentes resistencias.
- Dos pares de mancuernas.
- Una comba que cuente tus saltos.
- Un Addo Gain para abdominales hipopresivos,
- Una pesa kettlebell para sentadillas y ejercicios de piernas y brazos.
- Una pelota para hacer Pilates.
- Un Toni Fit para hacer remo y tonificación de brazos.
 Con este tipo de aparatos me apaño perfectamente y si encima realizas una rutina online, ya es súper
 completo, yo estoy encantada!


Antes y después de una habitación vacía, a un gimnasio vintage rosa, otra estancia ya finalizada y con mucho uso.


 Tips para tener TÚ gimnasio a TÚ gusto
 
- Si te apetece tener un gimnasio diferente, opta por muebles recuperados y dales una vuelta, usalos para
 colocar tus aparatos y tenerlos todos a la vista.
- Ten claras tus necesidades y no llenes de cosas, te puedes agobiar, en un lugar así debemos pensar un
 poco en el feng-shui, cuando se realiza una rutina de ejercicios, apetece estar en un lugar dinámico y con
 buena energía, rodeate de cosas que te gusten mucho.
- Para una habitación en la que necesitas tener mucho vigor y vitalidad has de potenciar este tipo de
 estados de animo, por esos puedes utilizar colores potentes y atrevidos, ellos serán un aporte más.
- Usa mobiliario liviano, con poco peso visual, eso hará que el espacio parezca aun más grande.
- Si te gustan las plantas no te cortes, coloca algunas en zonas donde no corran peligro.
- Utiliza las tendencias de este verano, el greenery, lo tropical, los ambientes vintage, colores
 refrescantes, el macramé... Mezcla estilos y tendencias, será un éxito.

 Otra estancia terminada, cada vez quedan menos, la planta de arriba ya va tomando forma...
 ¿Qué será lo siguiente?

¿Qué os parece mi gimnasio vintage rosa?

  • COMPARTIR:

También te puede interesar

14 comentarios