LIBRIDÚ : ILUSTRACIÓN CREATIVA QUE HACE SOÑAR

marzo 08, 2017



Como cada mes recibimos la visita de una ilustradora, Libridú un proyecto de ilustración creativa en el
que Belén Ruiz despliega todo su talento, si no la conocéis ya, os sorprenderá su maestría a la hora de
utilizar el color. Hoy conoceréis a la persona que esta tras Libridú y veréis que esta llena de inquietudes
y energía al igual que su trabajo, su amor por la naturaleza y sus experiencias vitales llenan sus sus
fantásticas creaciones.
Dejaros fascinar por la magia que desprende en cada obra, a mi me tiene completamente fascinada sin
maás os dejo con:




Soy Belén Ruiz Esturla y vivo actualmente en Granada donde desempeño mi labor artística. Trabajo como 
 creativa independiente o freelance, por lo que mi actividad diaria se desarrolla en el estudio o el taller
Cuando no estoy diseñando,  dibujando o desempeñando junto a mi marido el arte de la crianza, me gusta
 relajarme con un buen libro, una  conversación o una  película. Esta es una etapa de mi vida que exprimo
 al máximo convirtiendo cada pequeño detalle en un gran momento.


  •  Inicios
Si tuviera que explicar cuando empecé a dibujar,  realmente no sabría qué decir,  aunque intento hacer
 memoria,  no puedo visualizar mis primeros dibujos. Lo que sí recuerdo es que vivía dos realidades: la
 rutina diaria por un lado, es decir, casa, colegio y vuelta a empezar y mi mundo interior por otro, al que
 viajaba habitualmente cuando esa rutina aburrida se hacía difícil de sobrellevar. Ahora creo que voy
 controlando mis escapadas mentales, aunque reconozco que no siempre lo consigo y cuando vuelvo de
 mi ensimismamiento sé, por las caras de los que me observan, que me he perdido algo.
No concibo hablar de mi proceso de trabajo sin mis recuerdos. Siempre que empiezo a trabajar, revivo las
 sensaciones y emociones que tenía de  pequeña cuando me ponía a dibujar con materiales nuevos, a
 jugar con barro o a hacer "mis experimentos" con "potingues" diversos. Siempre iba con mi mochila  o una
 bolsa en su defecto cargada de libretas, papeles y lápices. Y aprovechaba cualquier oportunidad para
 plasmar mis emociones y vivencias en ellos. 


Mi mundo inventado se tradujo en aptitudes creativas visibles desde mi infancia, pues mientras  mis 
hermanos hacían actividades que me parecían muy divertidas, como gimnasia rítmica o karate
 respectivamente, a mí me aguardaban los pentagramas y los acordes en el conservatorio de música
Un edificio que se me antojaba por aquel entonces frío y arcaico como los profesores que impartían
 clases en él. Ahora adoro la música, pero a los 11 años de edad tuve que aceptar que aquello no era
 lo mío. Sustituí finalmente el piano por los pinceles, hecho que sin duda cambió el rumbo de mi vida.
Lo que sí tuve claro,  ya en plena adolescencia,  era que quería ser "artista"; entendido este término
 como una filosofía de vida, donde pensaba estar todo el día en mi estudio o en la calle, pintando 
animales y plantas.  


  • Estudios y trabajos
Cuando  acabé la carrera de Bellas Artes empecé a trabajar como diseñadora textil. Una profesión que me
 ha permitido viajar por medio mundo,  descubriendo otra de mis grandes pasiones: el conocimiento de
 lugares y costumbres.  Siempre he combinado esta rama creativa con otros proyectos personales como
 la pintura, escultura, ilustración, videocreación o animación.
Si tuviera que definirme ahora mismo, me consideraría una investigadora creativa: siempre a la caza de
 nuevas formas de expresión que se adecuen a mi manera de sentir en el momento que me toque vivir.
Normalmente suelo buscar inspiración en la naturaleza. Cuando era pequeña, recuerdo las excursiones
 familiares en donde mis abuelos o mis padres nos explicaban las peculiaridades de alguna planta o 
bicho que se cruzaba en nuestro camino.
 

Esta pasión por la naturaleza me llevó hace 16 años a involucrarme en el mundo del caballo y todavía sigo
 fascinada por este animal. Él ha sido el objeto de estudio en mi tesis doctoral, desde el aspecto artístico
 más contemporáneo.


  • Influencias e inspiración
La inspiración también me llega de otros artistas. Me siento especialmente influenciada por Franz Marc,
Toulouse Lautrec, Degas y Gustav Klint. Pero también hay pintores y escultores contemporáneos  como 
Leonor SoLans, Jesús Conde, Víctor Ochoa, David Zafra y Socram con los que he compartido alguna que 
otra tertulia y me han enseñado el sentir artístico a través de su cercanía, experiencia y pasión por la
 creación plástica.
"Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando". Esta frase de Picasso explica a la perfección 
mi manera de trabajar. Siempre llevo a mano un lápiz y unos folios, para hacer mis bocetos y anotaciones,
 escribir cualquier idea o dibujar alguna locura que se me ocurra. Luego las conexiones se van haciendo
 solas, cuando menos te lo esperas. Muchas veces me tengo que levantar de la mesa cuando estamos 
comiendo o de la cama cuando ya estoy medio dormida, para ir a dibujar o escribir alguna solución
 creativa que se me ha ocurrido en ese momento.


  •  Su espacio de trabajo
Mi filosofía de trabajo es simple: disfrutar de lo que hago y transmitir esa sensación a los demás. El poder
 expresar un sentimiento profundo a través de un trazo o un color,  ver como alguien se conmueve,
 entristece o entusiasma y crear experiencias compartidas, son algunos de los objetivos que busco en mis
 obras. Por eso pruebo infinidad de técnicas, disciplinas y programas informáticos para encontrar el medio
 que mejor se adecue a mi manera de sentir. Como en todos los trabajos hay cosas que  me gustan menos.
 La parte burocrática y comercial es la que me resulta más tediosa.
Mi espacio de trabajo ideal es un sitio amplio con mucha luz, alegre, donde pueda concentrarme, a
 ser posible rodeada de naturaleza. Por eso he habilitado un estudio  en casa,  donde llevo a cabo mis
 ilustraciones y diseños entre semana y un taller en el campo, donde trabajo los grandes formatos. 


Aunque debo reconocer que con el niño pequeño suelo trabajar en cualquier parte. El salón, la terraza
 o el parque se convierten en espacios improvisados donde escribo, dibujo o estudio.


  • Libridú
Una actividad personal que disfruto al máximo es el blog. Aunque es una aventura que empecé hace
 sólo un año,  he aprendido mucho y me ha servido para canalizar y ordenar toda esa  creatividad que
 tenía acumulada y que,  de no haber expresado a través de este espacio virtual,  se habría perdido. 
 Para mí es un diario que me obliga a trabajar constantemente. Una biblioteca privada a la que voy a
 menudo a consultar, estudiar y coger ideas que he escrito anteriormente.
Tengo varios proyectos a corto y medio plazo con los que estoy muy ilusionada e iré desvelando más
 adelante. 


  • Pensamiento
Como reflexión personal, pienso que el arte no son sólo técnicas o conocimientos adquiridos a través
 de una disciplina.  Necesitamos expresar lo que sentimos y sólo tenemos que encontrar la manera de
 hacerlo. La música, la escritura, el baile o el dibujo, nos ayuda a liberarnos, a entendernos a nosotros
 mismos y a los demás. Tengo la suerte de haber encontrado en el arte ese camino de interiorización.
 Un proceso de autoconocimiento y descubrimiento de mí misma que ahora puedo compartir con el 
mundo. Así que de todos los sentimientos que afloran mientras escribo estas palabras, destaca sin 
duda la gratitud.


Por último, también me gustaría agradecer a Verónica este refugio del arte donde los creativos podemos
 expresarnos libremente y compartir nuestras ilusiones y proyectos. 

Nada que agradecer, es un placer para mi tener personas como tu Belén con un talento inmenso y con
una energía que traspasa ! Gracias a ti Belén, ha sido genial colaborar contigo!
Si queréis seguir a Belén y su proyecto Libridú, también os dejo su Instagram y su Facebook, con
ellos estaréis al tanto de todas las preciosidades que salen de su mente creativa.

¿A qué es una maravilla de universo el de  Libridú?

  • COMPARTIR:

También te puede interesar

14 comentarios