GRANDES ESPERANZAS UNA DE LAS OBRAS MÁS FASCINANTES DE CHARLES DICKENS

octubre 31, 2016

Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 Grandes Esperanzas es una de las obras más sublimes de Charles Dickens, por eso en este día tan
 especial de Halloween he querido hacer una recreación decorativa y estilística sobre esta gran obra
 maestra de la literatura, este mes me convertiré en uno de los personajes más tristes y góticos de
 Dickens; la Señorita Havisham, repasaremos las diferentes adaptaciones cinematográficas
deteniéndonos en la última de 2012.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 Grandes Esperanzas es una novela gótica y realista que se publicó por capítulos como la mayoría de las
 novelas de Charles Dickens (comenzó en 1860 hasta 1861).
 Este autor gozó de gran prestigio ya que su obra llegaba a todos los estratos sociales en su país y fuera de
 él. Lo que siempre me ha maravillado es su facilidad para dibujar tanto la personalidad, como el físico de
 sus personajes, te los imaginas inmediatamente, sus toques de humor punzante son realmente geniales,
 por eso hoy nos impregnaremos del mundo dikensiano con una de sus mejores historias: Grandes
 Esperanzas.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


Un poco sobre Charles Dickens

 Charles Dickens es y ha sido un contador de pequeñas grandes historias, la mayoría de sus obras tienen
 pinceladas autobiográficas, llegó a lo más alto desde lo más bajo con gran esfuerzo, ello queda patente
 en su maestría y veracidad a la hora de narrar sobre el mundo proletario; su madre era de clase media,
 pero su padre fue un oficinista que siempre arrastró deudas, a los 12 años forzosamente comenzó a
 trabajar en una fábrica de betún, debido a que su padre ingresó en la cárcel por deudor.
 En aquella época la familia podía vivir en la cárcel con el preso, de modo que se trasladaron a la celda
 del padre todos menos Charles, que quedó a cargo de una casa de acogida, gracias a lo que pudo ganar,
 se pagaba su alojamiento y las deudas de su padre, cuando ya la deuda quedó saldada, siguieron los
 problemas  económicos para la familia, hasta que murió la abuela de Dickens por la que recibieron
 una herencia; a pesar de ello, la madre de Charles se empeñó en que siguiera trabajando, por eso
 en su obra queda marcada la reivindicación de lo social.
 En todas su novelas hace un retrato real de las largas horas de trabajo y las injusticias que se cometían
 con los niños, mujeres y hombres trabajadores de la sociedad victoriana de la época.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 Dickens fue un hombre hecho a si mismo, a los 20 años comenzó a trabajar en en un bufete de abogados
 como pasante, estudió taquigrafía y poco a poco pudo ganarse la vida con sus escritos, primero elaborando
 las crónicas de los tribunales, gracias a esto pudo llegar a ser periodista parlamentario. Al poco tiempo,
 bajo el seudónimo de Boz escribió varios artículos sobre la vida cotidiana londinense.
 Cada vez se hizo más y más popular con sus novelas por entregas, la gente esperaba con ansia sus dos
 capítulos que normalmente se publicaban en el periódico Morning Chronicle, los escribía de tal forma que
 la intriga se apoderaba del público y deseaba fervientemente la publicación de la siguiente entrega, por eso
 la relación que se entabló entre Dickens y sus lectores era única.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 No podemos olvidar que llegar en aquella época a la gran fama que obtuvo Dickens con Oliver Twist era
 una verdadera hazaña, hasta lo recibieron con honores en Estados Unidos. Un hombre autodidacta que
 llega a lo más alto de sociedad, solo con su  esfuerzo y dedicación, parece algo utópico, pero él lo
 consiguió, aun así, no se olvidó nunca del idealismo en sus personajes. En sus obras buscaba un objetivo,
 aunque lo adornara con humor, enredos, intrigas, misterio, ternura o tristeza, él quería plasmar la realidad,
 la desigualdad y la hipocresía que reinaba en la Inglaterra de su tiempo.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 Grandes Esperanzas una obra sublime

 Con Grandes Esperanzas, titulo que casi refleja la vida misma del propio Dickens, es un relato fascinante,
 sobre la vida de un muchacho, llena de sensibilidad y de realismo, pero en la que prima el buen corazón
 del protagonista a pesar de lo que ocurre a su alrededor.
 Es una narración soñadora e idealista en la que no falta ni el misterio, ni la magnifica ironía típica de
 Dickens, con ella y sus fantásticas descripciones de lugares y personajes, la novela te engancha desde
 la primera página; impresiona la aparente sencillez con la que Dickens dibuja el carácter y los rasgos
 de cada uno de los personajes, la ironía y el humor tienen un gran peso en esta historia, llena de
 ingenio y critica social.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 En la vida de Pip (así se llama nuestro protagonista)  le influye de manera determinante la aparición de
 varios personajes, uno de ellos es la Señorita Havisham, mujer adinerada y atormentada por un suceso
 terrible que le aconteció en su juventud, por el cual se ha quedado anclada en el justo momento, en la hora
 precisa de aquel terrible día, los relojes marcan la funesta hora: las nueve menos veinte, vaga por su mansión
 en ruinas con su hija adoptiva Stella. Es un personaje increíblemente construido, con un halo de tristeza,
 goticismo y sufrimiento tremendo; los momentos en los que aparece la señorita Havisham son sublimes, su
 historia, su manera de enfrentarse a ella y el capricho de querer tener a su lado a un niño pobre como Pip,
 hace que sea un personaje inolvidable.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 La relación con la señorita Havisham y Stella marcan profundamente la infancia y la adolescencia de
 Pip, aunque tarde o temprano se da cuenta de que todo lo que esperaba al relacionarse con personas
 adineradas no es tan maravilloso como él pensaba. La figura de la Señorita Havisham es muy simbólica,
 es una mujer destruida y lo que toca lo marchita, en ella Dickens también nos hace ver la decadencia
 y lo hipócrita de la clase social adinerada.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 Se han realizado muchas adaptaciones al cine (12) y a la televisión de Grandes Esperanzas, excelentes
 actrices han encarnado a la Señorita Havisham, desde Florence Reed en 1934, Martita Hunt 1946
 o Jean Simmons 1991, esta última interpretó también a Stella en la mejor de las adaptaciones al cine de
 Grandes Esperanzas, la de 1946, dirigida por David Lean, se estrenó  bajo el titulo de Cadenas Rotas;
 pero nosotros nos detendremos en la última adaptación, la de 2012 dirigida por Mikel Newell, con un
 reparto brillante, destacando sin duda a Ralf Fiennes (con una estupenda caracterización, no parece él).
 No quiero contaros nada en absoluto sobre este personaje, solo añadir que es otro fundamental en la
vida de Pip; otra interpretación imponente es la de una de mis actrices favoritas, Helena Bohan Carter
en el papel de la Señorita Havisham.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 Newell hace una estupenda adaptación, siendo muy complicado copilar toda la información que da
 Dickens en el libro, guarda toda la esencia de la obra, ese halo de tristeza y de idealismo, pero sobre
 todo, ese espíritu comprometido con las clases menos favorecidas, a pesar de ser una historia de 1860,
 en esta adaptación vemos que lo que ocurre no dista tanto de nosotros, no hay diferencias en cuanto a
  los problemas y sentimientos que llegan a ser los mismos en una época y otra, tanto en la película como
 en el libro, lo que permanece inalterable es el amor de Pip, da igual lo que ocurra, él siempre
 tendrá ese sentimiento hacia una determinada persona.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 La fotografía y la ambientación son dignas de destacar en toda la película, la casa y el estilismo de la
 Señorita Havisham son mis preferidos, esa decadencia, ese ambiente opresivo y triste esta logradísimo,
 y Helena esta realmente fantástica, llegando a ser para mi gusto una de las mejores Señoritas Havisham.
 El guión es otro punto a señalar, la precisión con respecto a la obra original es visible y muy de agradecer,
 ya que en el libro hay fragmentos realmente grandiosos que aparecen con exactitud en el  film. La verdad
 es que es una delicia de película con la que he disfrutado muchisimo, es muy visual y trepidante, llena de
 giros inesperados, con los que si no has leído el libro, disfrutarás! Si te apetece un guión magnifico para
 el día de Halloween te recomiendo una película como esta, con ese punto gótico y una gran historia que
 te dejará con ganas de ver más adaptaciones y de incluso leer o releer el libro de Dickens.


Grandes esperanzas, obra de Charles Dickens, hoy haré una recreación decorativa de la adaptación llevada a la gran pantalla y seré la Señorita Havisham.


 No sabéis como he disfrutado haciendo este post! Dickens me encanta y poder ser por un día la 
 Señorita Havisham ha sido genial! Recrear su tocador con piezas realmente de la época como la urna 
 nupcial; esta preciosidad guarda una corona de novia (muy apropiado para esta recreación); en su
 interior, la acompañan diferentes ornamentos como los delicados espejos biselados, tiene una
 deliciosa curiosidad, deciros que también es musical, incluye varias melodías muy melancólicas.
 A la urna la  acompañan objetos varios de cristal tallado, piezas de cerámica y un espejo de mano
 florentino.

 Espero que este mundo dikensiano os haya atrapado tanto como a mi!
 Solo me queda desearos un feliz Halloween

¿Habéis visto alguna de las adaptaciones cinematográficas?
Si es así ¿Con cuál os quedaríais?

  • COMPARTIR:

También te puede interesar

10 comentarios