Matrioska vintage

20:54

Hoy vamos a conocer de verdad a estas muñecas rusas: las Matrioskas...



Lo mejor de todo es su historia, ellas provienen realmente de Japón y llegaron a Rusia a finales del  s. XIX.
La matrioska comenzó a desarrollarse con su identidad rusa gracias a Savva Mamontov quien llevó la idea japonesa a su estudio de arte, finalmente Sergei Maliutin, que era diseñador de juguetes para niños, dibujó una reproducción del juguete al estilo ruso.


La esposa de Savva Mamontov, presentó la Matrioska en la Exhibición universal de París, el juguete ganó la medalla de bronce. Después del éxito en la exposición, Mamontov se encargó de difundir la muñeca y pronto otros pueblos crearon versiones propias.

El cuento "Matrioska" de autor anónimo de la literatura rusa relata el nacimiento de las muñecas de mano de Sergei Maliutin:
"En la vieja Rusia vivía Sergei un fabricante de muñecas. Un frío día de invierno, Sergei encontró un trozo de madera pesado, seco y muy viejo, y con él talló una muñeca a la que nombró Matrioska".
El fabricante decidió conservar a la muñeca con él y cada mañana la saludaba: “Buenos días Matrioska”.
Un día la muñeca respondió al saludo de Sergei y a partir de allí todos los días ambos conversaban. Pero una mañana Matrioska se encontraba muy triste y le explicó a Sergei que le gustaría tener una hija.
El fabricante le explicó que debía extraer madera de su interior y que sería muy doloroso. Matrioska aceptó el sacrificio, Sergei quitó la madera y talló una muñeca similar pero más pequeña a la que nombró Trioska.
Ocurrió que también Trioska sintió la necesidad de ser madre. De modo que el viejo Sergei extrajo la madera de su interior y fabricó una muñeca aún más pequeña, a la que puso por nombre Oska.
Al cabo de un tiempo también Oska quería tener su propia hija, pero al abrirla Sergei se dio cuenta de que sólo quedaba un mínimo pedazo de madera. Sólo una muñeca más podría fabricarse.
Entonces Sergei tuvo una gran idea. Fabricó un pequeño muñeco con bigotes al que llamó Ka: “Mira Ka, eres un hombre, recuerda que no puedes tener un hijo o una hija de dentro de ti”.
Luego, Sergei introdujo a Ka dentro de Oska, a Oska dentro de Trioska y a ella dentro de Matrioska.
Y esta es la historia de Segei y su muñeca Matrioska. Un día Matrioska desapareció y nunca la han vuelto a encontrar. Estará en alguna tienda de antigüedades o en la estantería de alguna vieja librería. Si la encuentran no duden nunca en darle el mayor cariño, porque ella no dudó en hacer el mayor de los sacrificios por alcanzar algo tan importante como la maternidad.


Las imágenes pintadas sobre las muñecas suelen ser mujeres con vestimenta típica rusa.



Las matrioskas además de ser  el principal souvenir de Rusia, son símbolos de fertilidad y maternidad.


Fuente: suite101

Post relacionados

7 comentarios

  1. Querida Véronica,
    Tuvo que comprobar mis Matrioskas, pero no tienen esa marca de USSR. Sin embargo los recibimos de nuestra amiga de Moscú.
    Cariñosamente,
    Mariette

    ResponderEliminar
  2. qué bonita historia verdad! son preciosas!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó conocer la historia,gracias por compartirla!
    buena semana!

    ResponderEliminar
  4. Estupenda explicación! Gracias!

    ResponderEliminar
  5. No sabía el origen y ni la historia de las muñequitas rusas, Verónica, pero siempre me han evocado un origen parecido al que cuentas relacionado con la maternidad.
    Gracias por compartirlo.
    Besos y feliz semana.
    Piola

    ResponderEliminar
  6. No sabía el origen de las matrioskas... linda historia! gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  7. Ya había leído el cuento, lo que no sabía lo de su origen. Me encantan estas muñecas, pero hasta ahora no tengo una en realidad.
    Gracias por este viaje.Dios te bendiga

    ResponderEliminar

SUBSCRIBETE POR CORREO ELECTRÓNICO

Recibe un correo cada vez que publique un post' ¡¡No te pierdas nada!!.