Transformacion

11:04



Esta mesa de hierro fundido con el paso de los 
años se ha roto y oxidado, ya que no se puede
 soldar este material y devolverle su antigua
 forma, intentare darle otro uso.



Con una mano de pintura para hierro algo 
que no se podía usar, se transforma 
en algo bonito y decorativo.



Dos de los medallones irán a la cocina, encima
 de la mesa para enmarcar de una manera 
especial la ventana, los otros dos se
 quedaran en el exterior, cualquier
 rinconcito sera bonito con ellos.

Post relacionados

4 comentarios

  1. Esas piezas son preciosas. En blanco parecen encaje! Buena semana!

    ResponderEliminar
  2. Gracias!!Estoy muy contenta con el resultado, ahora estoy pensando donde ubicarlos. Me gusta como quedan en muchos sitios!
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Preciosas las flores de hoy, Verónica.
    He visto esta entrada antigua y me he venido enseguida a ella. ¡Qué maravilla de forja antigua y qué ideales te han quedado en blanco!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Quedaron preciosas, parece que cobraron vida ¿verdad?
      Besos!!

      Eliminar

SUBSCRIBETE POR CORREO ELECTRÓNICO

Recibe un correo cada vez que publique un post' ¡¡No te pierdas nada!!.